Arelauquen es el punto de partida para una aventura única en Bariloche. Una inolvidable travesía de 20 minutos, de curvas y contracurvas en ascenso, en el silencio profundo de un bosque antiguo. Después de sentir la adrenalina de la subida, la tranquilidad y el calor del Refugio son reconfortantes. La luz de las velas, junto al fuego de la chimenea, permite disfrutar de la vista incomparable de los lagos Nahuel Huapi, Gutiérrez y Moreno, la cordillera y el más hermoso paisaje patagónico.

0

Tu carrito